Nutrición infantil, alimentación desde la infancia

Nutrición infantil, comienzo de una vida sana

Ya sea que tengas un niño pequeño o un adolescente, la nutrición infantil es importante para su desarrollo físico y mental. En este artículo sobre nutrición infantil te presento lo que los niños necesitan, sin importar la edad.

Aunque lograr que tu hijo coma sano, independientemente de su edad, puede ser una batalla constante, vale la pena luchar. Un niño sano se convierte en un adulto sano, y esto puede quedar marcado solo con tu apoyo y orientación.

Las estimaciones más optimistas señalan que en España al menos 1 de cada 3 niños y niñas tienen exceso de peso. A pesar de todo, muchos padres aún están confundidos, especialmente cuando se trata de lo que comen los niños. ¿Cuánto necesita tu hijo? ¿Está obteniendo suficiente calcio? ¿Suficiente hierro? ¿Demasiado gordo? Una buena nutrición infantil es capaz de disipar todas estas dudas.

Un niño sano se convierte en un adulto sano, y esto puede quedar marcado solo con tu apoyo y orientación.

Nutrición infantil en bebés

Durante esta etapa de la vida, la nutrición se obtiene de la leche, ya sea leche materna, fórmula o una combinación de ambas. La leche materna o la fórmula proporcionarán prácticamente todos los nutrientes que un bebé necesita para el primer año de vida.

Aproximadamente a los seis meses, la mayoría de los bebés están listos para comenzar a comer alimentos sólidos como cereales fortificados con hierro y frutas, verduras y carnes en puré. Debido a que la leche materna puede no proporcionar suficiente hierro y zinc cuando los bebés tienen alrededor de seis a nueve meses, los cereales y las carnes fortificados pueden ayudar a los bebés amamantados en particular.

No hay que restringir las grasas saludables en menores de dos años porque una cantidad saludable de grasa es importante para el desarrollo del cerebro y los nervios de los bebés.

Niños pequeños y preescolares

Los niños pequeños y los niños en edad preescolar crecen rápidamente y sus apetitos van y vienen rápidamente. Debido a esto pueden comer mucho un día y luego casi nada al día siguiente. Es normal, y mientras les ofrezca una selección saludable, obtendrán la nutrición que necesitan.

El calcio, el componente básico del cuerpo en esta etapa, es necesario para desarrollar huesos y dientes fuertes y saludables. Este mineral está presente en almendras, sésamo, brócoli, espárragos, espinacas, acelga, pescados como las sardinas, el salmón, o el marisco. En algunos casos, los pediatras pueden recomendar suplementos de calcio.

La fibra es otro foco importante. Los niños pequeños comienzan a decir «no» más y los preescolares pueden ser especialmente obstinados acerca de lo que comen. Es posible que los niños quieran seguir una dieta blanda, amarillenta y con almidón (piensa en nuggets de pollo, patatas fritas, macarrones). Pero este es realmente el momento de alentar una nutrición rica en frutas, verduras, granos integrales y legumbres, que proporcionan fibra. La fibra no solo previene enfermedades cardíacas y otras afecciones, sino que también ayuda a la digestión y previene el estreñimiento, algo por lo que tú y tu hijo estaréis agradecidos.

Niños de entre 6 y 12 años

No es raro que un niño de 6 o 7 años decida seguir una nutrición vegetariana, una vez que entienda a los animales y de dónde proviene la comida. Esto no significa que tu hijo no obtendrá suficientes proteínas. El tejido animal no es el único lugar donde obtenemos proteínas. Las legumbres, los huevos y los lácteos tienen proteínas. Entonces, ya sea que tu hijo se quede sin carne durante una semana o de por vida, es probable que aún obtenga cantidades suficientes de proteínas.

Este es un momento en que los niños van por primera vez a la escuela y tienen un poco más de opciones en cuanto a lo que comen. Los pasteles, los dulces, las papas fritas y otros bocadillos pueden convertirse en productos básicos a la hora del almuerzo.

El cuerpo necesita carbohidratos (azúcares), grasas y sodio, pero deben consumirse con moderación, ya que demasiado puede provocar un aumento de peso innecesario y otros problemas de salud.

Alentar al niño a seleccionar opciones más saludables puede ayudarlo a mantener el rumbo.

Preadolescentes y adolescentes

A medida que comienza la pubertad, los jóvenes necesitan más calorías para soportar los muchos cambios que experimentarán. Desafortunadamente, para algunos, esas calorías adicionales provienen de la comida rápida o alimentos «basura» con poco valor nutricional.

Algunos adolescentes van en sentido contrario y restringen las calorías, las grasas o los carbohidratos. La adolescencia es el momento en que los niños comienzan a tomar conciencia de su peso e imagen corporal, lo que, para algunos, puede conducir a trastornos alimentarios u otros comportamientos poco saludables. Los padres deben estar al tanto de los cambios en los patrones de alimentación de sus hijos y hacer de las comidas y cenas familiares una prioridad.

Al igual que las calorías, los requerimientos de calcio son más altos. El calcio es más importante que nunca durante la adolescencia porque la mayor parte de la masa ósea se construye durante este tiempo.

El género de tu hijo puede desempeñar un papel en si él o ella necesita más de un nutriente en particular. Por ejemplo, las adolescentes necesitan más hierro que sus contrapartes masculinas para reemplazar lo que se pierde durante la menstruación, y los hombres necesitan un poco más de proteínas que las niñas.

Agua: ¡Bebe!

El agua representa más de la mitad del peso corporal de los niños y es necesaria para que todas las partes del cuerpo funcionen correctamente.

No se recomienda una cantidad específica de agua para los niños, pero es una buena idea darles agua durante todo el día, no solo cuando tienen sed.

Los bebés generalmente no necesitan agua durante el primer año de vida. La leche les ofrece la cantidad de agua necesaria. Aunque se recomienda que empiecen a beber agua cuando comienzan con los sólidos.

Las frutas y verduras también son buenas fuentes de agua.

Los niños deben beber más agua cuando están enfermos, cuando hace calor o cuando realizan actividad física.

Deja una respuesta