Alimentos fermentados para impulsar la digestión y la salud

Alimentos fermentados, fuente de salud

Los alimentos fermentados han sufrido un proceso que implica la descomposición de azúcares por bacterias y levaduras. Esto no solo ayuda a mejorar la conservación de los alimentos, sino que comer alimentos fermentados también puede aumentar la cantidad de bacterias beneficiosas o probióticos que se encuentran en el intestino.

Los probióticos se han asociado con una variedad de beneficios para la salud, incluida una mejor digestión, además de una mejor inmunidad e incluso una mayor pérdida de peso.

En este artículo he descrito alimentos fermentados que han demostrado mejorar la salud y la digestión.

Pan con fermentación de larga duración

Afortunadamente, hay un resurgimiento de panaderías artesanales que hacen que el pan sea a la antigua. Todas estas panaderías fermentan su masa con levaduras silvestres durante al menos 12-15 horas, a menudo mucho más tiempo. Esto no solo mejora la digestibilidad del pan sino que también reduce su índice glucémico, debido a que las bacterias han predigerido el azúcar. Todos estos panaderos también usan harina de trigo integral «molida», es decir, harina que ha sido molida desde su estado intacto. Éste tipo de pan elaborado a través de una larga fermentación suele ser mejor asimilado por las personas que tienen una ligera intolerancia al gluten.

Kéfir

El kéfir es un tipo de producto lácteo cultivado. Por consiguiente, se elabora agregando granos de kéfir, que se componen de una combinación de levadura y bacterias, a la leche. Esto da como resultado una bebida espesa y picante con un sabor que a menudo se compara con el yogur.

Los estudios han demostrado que el kéfir puede tener muchos beneficios, que afectan desde la digestión hasta la inflamación y finalmente la salud ósea.

En un pequeño estudio, se demostró que el kéfir mejora la digestión de la lactosa en 15 personas con intolerancia a ella. Aquellos que son intolerantes a la lactosa no pueden digerir los azúcares de los productos lácteos, lo que produce síntomas como calambres, hinchazón y diarrea.

Otro estudio encontró que consumir kéfir diariamente durante seis semanas disminuyó los marcadores de inflamación, un conocido contribuyente al desarrollo de enfermedades crónicas como enfermedades cardíacas y cáncer.

El kéfir también puede ayudar a mejorar la salud ósea. Un estudio analizó los efectos del kéfir en 40 personas con osteoporosis, una afección caracterizada por huesos débiles y porosos. Después de seis meses, se descubrió que el grupo que consumía kéfir tenía una mejor densidad mineral ósea, en comparación con un grupo de control.

Disfruta del kéfir solo o úsalo para darle un impulso a tus batidos y bebidas.

Temphe

El tempeh está hecho de soja fermentada que se ha prensado en una especie de torta compacta.

Este sustituto de carne rico en proteínas es firme pero masticable y se puede hornear, cocinar al vapor o saltear antes de agregarlo a los platos.

Además de su impresionante contenido de probióticos, el tempeh es rico en muchos nutrientes que pueden mejorar su salud. Por ejemplo, se ha demostrado que la proteína de soja reduce ciertos factores de riesgo de enfermedad cardíaca.

Además, ciertos compuestos vegetales en tempeh podrían actuar como antioxidantes, ayudando a reducir la acumulación de radicales libres, que son compuestos dañinos que pueden contribuir a enfermedades crónicas

El tempeh es perfecto tanto para vegetarianos como para carnívoros.

Kombucha

Kombucha es un té fermentado que es gaseoso, agrio y sabroso. Está hecho de té negro o verde y contiene sus potentes propiedades promotoras de la salud.

Los estudios en animales muestran que beber kombucha podría ayudar a prevenir la toxicidad hepática y el daño causado por la exposición a productos químicos nocivos.

Los estudios más recientes indican que la kombucha podría ayudar a inducir la muerte de las células cancerosas además de bloquear la propagación de las células cancerosas.

Finalmente, resaltar que la kombucha ayuda a reducir el azúcar en la sangre, los triglicéridos y el colesterol LDL

Miso

El miso es un condimento común en la cocina japonesa. Se elabora fermentando la soja con sal y un tipo de hongo.

Se encuentra con mayor frecuencia en la sopa de miso, un plato sabroso hecho de pasta de miso y caldo.

Además de su contenido probiótico, varios estudios han encontrado beneficios para la salud vinculados al miso, tales como un menor riesgo de padecer accidente cardiovascular. Miso también puede ayudar a bajar la presión arterial y proteger la salud del corazón.

Además de mezclar miso en la sopa, puedes intentar usarlo para glasear vegetales cocidos, condimentar aderezos para ensaladas o marinar.

Chucrut

El chucrut es un condimento popular que consiste en repollo rallado que ha sido fermentado por bacterias del ácido láctico. Es bajo en calorías pero contiene mucha fibra, vitamina C y vitamina K.

También contiene una buena cantidad de luteína, un antioxidante que ayuda a promover la salud ocular y reducir el riesgo de enfermedades oculares

El contenido antioxidante de chucrut también puede tener efectos prometedores en la prevención del cáncer.

Para obtener los mayores beneficios para la salud, asegúrese de elegir chucrut sin pasteurizar, ya que el proceso de pasteurización elimina las bacterias beneficiosas.

Puedes usar chucrut en casi cualquier cosa. Como una pequeña guarnición a cualquier plato, agrégalo a un abundante plato de sopa o úsalo para completar un sándwich.

Yogur natural

El yogur se produce a partir de leche fermentada, más comúnmente con bacterias del ácido láctico.

Tiene un alto contenido de muchos nutrientes importantes, como calcio, potasio, fósforo, riboflavina y vitamina B12.

El yogur también se ha asociado con una amplia variedad de beneficios para la salud, tales como mejoras en la densidad mineral ósea y la función física en adultos mayores. Así como aumento de la flora intestinal beneficiosa y consecuentemente mejora en el sistema inmune.

Busca yogures que contengan cultivos vivos para asegurarte de recibir tu dosis de probióticos. Además, de optar por yogures sin azúcar añadido.

Vino

La fermentación del vino es el proceso por el cual el mosto de la uva en contacto con el oxígeno se transforma en vino. Durante la fermentación, la levadura convierte los azúcares de la uva en alcohol además de generar gases volátiles. Otras reacciones químicas complejas que se producen en el proceso afectan al sabor, aroma e incluso al color del vino.

Sin embargo, cabe resaltar que este tipo de fermentado no es nada beneficioso para la salud debido a su contenido en alcohol. El alcohol, que no quepa duda alguna, no es un beneficio en absoluto para la salud del organismo.

Además de contener estos probióticos beneficiosos, los alimentos fermentados pueden afectar positivamente muchos otros aspectos de la salud y son una excelente adición a una dieta equilibrada.

Deja una respuesta