Cómo perder grasa corporal

Cómo perder grasa corporal

Cuando se trata de perder grasa corporal, obtenemos una sobrecarga de información. No es sorprendente que la confusión persista sobre las mejores maneras de reducir el porcentaje de grasa corporal de manera segura sin poner en riesgo la salud física o mental.

Sin embargo, si eres alguien que está buscando la mejor manera de reducir la grasa corporal al rango ‘seguro’ y de manera saludable, aquí te explico cómo hacerlo de la mejor forma posible.

La grasa corporal es importante

En primer lugar, nuestro cuerpo necesita grasa. Es de vital importancia para la salud y la longevidad, y es nuestra protección contra el hambre cuando no podemos acceder a los alimentos.

La grasa corporal actúa como un depósito de energía para el cuerpo. Protege los órganos internos, amortigua las articulaciones, regula la temperatura corporal y es responsable de la secreción de ciertas hormonas. En resumen, ayuda a mantenernos vivos.

Pero, en cierto modo, el exceso de grasa corporal puede afectar negativamente a la salud, principalmente provocando enfermedades cardíacas y diabetes.

Visita a un nutricionista para planificar cómo perder grasa corporal

Bueno, si tu porcentaje de grasa corporal está entre 20 y 30%, puedes descansar tranquilo. Si es alrededor de la marca intermedia, aún mejor. Pero si estás en ese rango, no te preocupes demasiado por exactamente dónde te sientas.

Déficit calórico

Ingiere menos calorías de las que quemas, de esta manera vamos a combustionar las reservas de grasa almacenadas en el organismo. Eso sí, debe de ser un recorte calórico pequeño, ya que si lo hacemos drástico corremos el riesgo de oxidar nuestro organismo demasiado deprisa. Al mismo tiempo que se produce una pérdida de masa muscular o magra.

Ejercicio físico

Debes buscar un deporte que te agrade para estimular su duración en el tiempo. A mayor duración del ejercicio físico, mayor pérdida de grasa corporal.

Tu nutricionista te planificará una dieta a tu medida

Cabe destacar el aumento de fibra y proteínas en la dieta para favorecer la sensación de saciedad. Asimismo masticar despacio los alimentos, ya que el factor de saciedad lo marca el cerebro (no el estómago) a los 20 minutos de empezar a comer. Cuanto más despacio comas, menos comerás.

Tu nutricionista te planificará una dieta a tu medida.

Descanso y estrés

El descanso nos genera un buen equilibrio a nivel hormonal. Respecto al estrés y la ansiedad, quienes la padecen de manera habitual, producen más hormona cortisol y esta aumenta el almacenamiento de grasa en el organismo.

Sin embargo, algo para recordar, independientemente de su forma, tamaño o porcentaje de grasa corporal, es que la salud se ve diferente para todos: si es feliz dentro de sí mismo, entonces puede que no haya necesidad de tratar de perder grasa corporal.

Para cualquier cambio en la dieta con un objetivo concreto, lo mejor es que lo hagas de la mano de un profesional, en este caso de un dietista-nutricionista.

Para CITAS o CONSUTAS click aquí

Deja una respuesta