Envejecimiento saludable y nutrición

Qué es el envejecimiento saludable

Un envejecimiento saludable es importante para la calidad de vida individual. Asimismo como para evitar tensión social y financiera en los sistemas de salud.

Las condiciones mejoradas de higiene social, médica y económica han llevado a una explosión demográfica en el último siglo. Sin embargo, a pesar de la esperanza de vida, la mayor proporción del gasto sanitario se concentra ahora en la vejez.

La edad es determinante para una serie de enfermedades: cardiovasculares, diabetes, cáncer, demencia e infecciones del tracto respiratorio. 

Estos cambios demográficos están agregando urgencia a la necesidad de comprender el papel de las intervenciones nutricionales para ayudar al envejecimiento saludable.

Comprender el proceso de envejecimiento

El envejecimiento es un proceso donde la acumulación gradual del daño celular da lugar a trastornos relacionados con la edad. Por lo tanto, el envejecimiento es un proceso gradual que se asocia con la edad biológica. Como tal, el envejecimiento saludable es más que la simple ausencia de enfermedad.

La nutrición puede desempeñar un papel clave en la determinación del envejecimiento saludable. Los cambios fisiológicos y socioculturales asociados con el envejecimiento pueden afectar el estado nutricional.

El deterioro sensorial, mala salud bucal, pérdida de movilidad y cambios psicosociales, pueden afectar gravemente la ingesta alimentaria.

Mientras la disminución de la secreción de ácido gástrico puede afectar la absorción de nutrientes. La sarcopenia, la pérdida de masa muscular y función con el envejecimiento, contribuye a la discapacidad y afecta la calidad de vida y la independencia. 

Después de la edad de alrededor de 30 años, se pierde un promedio de 3-5% de masa muscular cada década.

Nutrición para un envejecimiento saludable

Sin embargo, la relación entre el envejecimiento los macro y micronutrientes juegan un papel clave en el mantenimiento de un estado fisiológico saludable.

Las intervenciones de nutrición y estilo de vida tienen el potencial de promover un envejecimiento saludable y reducir el riesgo de enfermedades.

La nutrición puede desempeñar un papel clave en la determinación del envejecimiento saludable

Las deficiencias en micronutrientes están asociadas el deterioro físico y cognitivo

Las vitaminas D, C y B9, por ejemplo, desempeñan un papel importante en la promoción de la densidad ósea y la reducción de la inflamación.

Mientras que las deficiencias de vitamina B12 ponen en riesgo a la población de edad avanzada de problemas neurológicos y de densidad ósea. 

Los minerales esenciales como el calcio, el zinc, el hierro y el selenio también contribuyen a la densidad ósea y al funcionamiento del sistema inmunitario.

Intervenciones nutricionales

La evidencia más sólida para la nutrición que apoya el envejecimiento saludable es un patrón dietético de estilo mediterráneo. Éste incorpora ácidos grasos poliinsaturados, alimentos ricos en antioxidantes y se centra en alimentos más ricos en nutrientes. 

La nutrición en todas las etapas de la vida juega un papel importante en la salud y el bienestar. Los hábitos alimentarios y de actividad a menudo se establecen en la juventud. Por lo tanto, se recomienda un enfoque amplio que promueva una buena nutrición a lo largo de la vida.

La acción que promueve la dieta, la nutrición y la actividad física apoyan el mantenimiento de la composición corporal. También a salud cognitiva, la función inmune y la salud vascular en la vejez.

Deja una respuesta