Algas comestibles ricas en nutrientes y sabor

Qué son las algas comestibles y por qué comerlas

Las algas comestibles son ricas en micronutrientes importantes para nuestra salud. También nos van a aportar muchos otros beneficios para nuestro organismo si las incluimos en nuestra dieta habitual.

Las algas son pequeñas plantas acuáticas fotosintéticas, que contienen clorofila, la sustancia que les da ese color tan verde. Toman la energía del sol y la convierten en azúcares y proteínas esenciales para el cuerpo. Las algas pueden encontrarse en ambientes de agua dulce y salada.

Si bien algunas algas pueden ser tóxicas, sólo voy a centrarme en las algas comestibles. Éstas se pueden agregar a los alimentos así como mezclar en ensaladas. Algunas formas comunes de las que quizás hayas oído hablar antes incluyen la espirulina además de la chlorella, que vienen en forma de polvo o comprimidos. Otra alga comestible popular es la nori, que verás en las cocinas asiáticas, particularmente envueltas en rollos de sushi.

Verás el alga nori en las cocinas asiáticas, particularmente envueltas en rollos de sushi.

¿Cuáles son los beneficios para la salud de las algas?

Nutricionales

Solo una cucharada de espirulina o chlorella proporciona cuatro gramos de proteína, junto con una dosis saludable de calcio, hierro, magnesio y potasio. También obtendrá vitaminas B y vitamina A (beta-caroteno), junto con grasas esenciales.

Inmunológicas

Son una buena opción para agregar a los alimentos o tomar como un suplemento. Todas estas vitaminas y minerales ayudan a energizar nuestro cuerpo además de ayudarlo a funcionar de manera más eficiente, desde proteger su sistema inmunológico hasta combatir enfermedades.

Digestivas

Las algas son también ricas en antioxidantes poderosos que pueden proporcionar algunos beneficios contra enfermedades intestinales. Además, sabemos que un alto contenido de fibra en una dosis de algas podría ayudar a controlar el peso y, más específicamente, a combatir la obesidad al disminuir la digestión de las grasas.

Antioxidantes

Por último, las algas contienen carotenoides (un tipo de antioxidante) llamados zeaxantina y luteína, los cuales apoyan la salud ocular y cerebral, junto con la prevención de enfermedades.

Nutrición en las algas comestibles

Tomar 1 cucharada de alga espirulina por ejemplo, encontramos:

  • 4 gramos de proteína
  • 21% de la dosis diaria recomendada de cobre
  • 11% de la dosis diaria recomendada de hierro

Al comprar algas…

Recuerda comprar sólo variedades orgánicas que se procesen a muy bajo calor para retener la nutrición máxima y garantizar las mejores prácticas de cultivo.

Dado que las algas crecen y provienen del agua, está rodeada de toxinas libres que flotan en el agua y es más susceptible a la contaminación de metales pesados, escorrentías industriales o agrícolas, etc. que se encuentran en las aguas.

Estas toxinas se pueden evitar comprándolas a una marca confiable que las cultiva orgánicamente.

Cómo incorporar algas a tu dieta

La forma favorita de agregar las algas comestibles a mi dieta es en batidos fresquitos durante el verano o bien en caldos o purés durante el invierno. También se pueden incluir en pequeñas cantidades en ensaladas o guarniciones como una verdura más. Se puede agregar fácilmente una cucharada a cualquier receta, ya que no influye demasiado en su sabor, aunque agregará un ligero sabor a hojas verdes.

Para más información puedes contactar conmigo en ainhoadietamos@gmail.com

¡¡Sígueme en twitter –> @PlanDietamos

Facebook –> PlanDietamos

¡¡Y también en Instagram –> @PlanDietamos

Deja una respuesta